Consejos, Sin categoría

CONSEJOS DE FAMOSOS ESCRITORES PARA ESCRITORES I.

images QQ

Hola escritor@s y lector@s en general. Hoy os traigo un artículo bastante interesante porque los protagonistas son grandes escritores.

Me encanta leer sobre sus vidas, sobre sus inicios en este mundo, saber qué les motivó a empezar a escribir y cómo alcanzaron el éxito. Llamadme cotilla pero es muy enriquecedor conocer las vidas, ideas y sabios consejos que dejan al mundo.

Escritores famosos hay muchos y todos aportan su granito de arena para motivar y ayudar a generaciones futuras de escritores. Por lo que decidí ponerme a buscar a esos autores por la red y juntar a unos cuantos en un post.

En este artículo encontraréis los consejos de 10 escritores y escritoras, no sé si son los más importantes pero lo que sí sé es que sus consejos son de lo más interesantes.

La semana que viene os traeré a diez más.

Cada escritor tiene asociado un link a su biografía. Por si queréis explorar a fondo sus vidas.

RAY BRADBURY

ray

1.  Ponte a trabajar.

Para comenzar a escribir debes saber quién eres y cuáles son tus intereses. “No sabes lo que puedes hacer hasta que lo intentas”, señalaba Bradbury. Si sabes quién eres sabrás lo que quieres hacer. Comienza a escribir y descubre si verdaderamente es algo que quieres hacer. Deja de pensar. Aconseja comenzar con textos cortos, y no dejarse llevar por la ansiedad. Esto, según él, permite que veas resultados en poco tiempo y te sentirás aún más motivado.

2. Vuelve a las bibliotecas.

Estos santuarios de libros han ido perdiendo protagonismo en las vidas de los nuevos escritores. Gracias a las tecnologías, todos los documentos pueden conseguirse a través de la red. Sin embargo, para Bradbury es necesario volver allí si quieres ser un gran escritor. “Yo no pude asistir a universidad regular porque no tenía dinero, pero fui tres o cuatro días a la semana a la biblioteca durante diez años”, afirmaba. Asimismo, integra la lectura a tu rutina: “lee una historia corta, un poema y un ensayo todas las noches antes de irte a dormir”. Así incorporarás nueva información que te ayudará a mantenerte creativo.

3. Interésate por el cine.

El cine tiene un tipo de narrativa particular que es muy útil para los escritores porque se basa en imágenes y pretende mantener a la audiencia interesada y motivada. Bradbury se consideraba un cinéfilo y recomendaba a todos mirar películas, especialmente las antiguas.

4. Define tus gustos.

“Haz una lista de diez cosas que ames, diez cosas que odies y diez cosas que temas. Luego, celebra lo que amas y mata lo que odias y temes”, solía decir. Para Bradbury el arte de escribir parte en su mayoría del subconsciente y todos tus deseos y miedos afloran a partir de ello y se plasman en tus historias.

5. Nútrete con textos de calidad.

Los textos de más antigüedad son los de mayor riqueza e inspiración para un escritor: “Aléjate de la poesía moderna, es basura”, decía Bradbury. La metáfora, el recurso literario por excelencia parece haber desaparecido de la narrativa actual, cuando inundaba los textos en los siglos pasados. Según Bradbury, para crear metáforas propias debes coleccionar cuantas más puedas. Sus metáforas favoritas provenían de textos de Roald Dahl, Guy de Maupassant, Nigel Kneale y John Collier. Sin embargo intenta distanciarte de tus referentes ya que de manera consciente o inconsciente puede terminar copiando su estilo y no adoptando tu identidad literaria propia.

6. Escribe lo que piensas.

“La única escritura buena es la intuitiva. Tengo un letrero que dice ‘¡No pienses!’ justo al lado de mi máquina de escribir”, declaraba Bradbury. La asociación de palabras es común y debes dejarla fluir. El escritor aconseja divertirse, ya que de lo contrario la inspiración te abandonará y sufrirás la tan temida condición de la “mente en blanco”. Tu profesión “Debe ser una celebración y no un trabajo; si para ti es un trabajo, dedícate a otra cosa”.

7. Aléjate de las malas influencias.

Los vínculos afectivos eran importantes para Bradbury. Sin embargo, puede ocurrir que te encuentres con personas que desestimen tus capacidades. Por ello, el escritor recomiendo cortar esos lazos: “Que no me vea como un escritor, no significa que no sea uno”.

8. No pienses en el dinero.

Rara vez te harás rico a partir de la escritura: “Si te has metido en la literatura para hacer dinero, estás equivocado. Mi esposa y yo hicimos votos de pobreza cuando nos casamos; recién pude comprar mi primer automóvil cuando tenía 37 años”.

9. ¿Qué pretendes de tu escritura?

Bradbury deseaba ser reconocido por su arte: “Si alguien te presta atención y te dice ‘Estás bien… No estás tan loco como creen que estás’ considérate dichoso”. Sostenía que si no tienes claro lo que quieres de tu profesión, no sabrás adónde quieres ir. Asimismo, recomienda mantenerse fiel a lo que te interesa, y escribir aquello sobre lo que te gustaría leer. Para escribir sobre una temática tienes que sentirte atraído por ella.

MARGARET ATWOOD

margaret

1. ¡Lo antiguo es mejor!

La escritora canadiense es partidaria de llevar un lápiz para escribir en los aviones. No se fía de las plumas ni de los bolis. Sin embargo, advierte, la punta de los lápices se puede romper o gastar. Como las leyes de aeronáutica no permiten llevar cuchillas para afilarlos, ella aconseja «llevar dos lápices».

2. Bricomanía literaria.

Si por casualidad la punta de los dos lápices se rompiera, Atwood aconseja afilarlos utilizando una lima de uñas. Definitivamente, en Canadá, no deben saber qué es un sacapuntas.

3. Un lápiz no es suficiente. Dos tampoco.

Para escribir, además de lápiz hace falta un soporte. Para Atwood, un papel es la opción más acertada, pero también sugiere que podría ser un trozo de madera o tu propio brazo. Por lo que se ve, Atwood se olvida que podrías estar escribiendo con un lápiz. O eso o es que es amiga de las incisiones y las escarificaciones. Si te sirve de ayuda, también valdrían como soporte para escribir las bolsas para el mareo. De hecho, Nick Cave escribió un libro en ellas.

4.Guádalo.

Si en lugar de lápices utilizas un ordenador para escribir, Atwood aconseja que, además de la memoria de la computadora, salves el documento en un USB externo, en la nube o que te lo mandes por mail.

5. Para triunfar no hay que sufrir.

La escritura es una tarea que se acostumbra a hacer en posición sedente. Esto puede provocar dolores de espalda. Según Atwood, es importante hacer ejercicios para evitar esas molestias porque, según ella, «el dolor distrae».

6. Capta la atención.

Para la autora de El cuento de la criada, el texto debe captar y mantener la atención del lector. Sin embargo, afirma la canadiense, «nadie sabe de antemano quién es ese lector. Lo que aburre a A puede fascinar a B». Por eso, Atwood concluye que el primer paso para captar la atención del lector es que el autor también esté implicado en la historia. Si te aburre a ti, mal asunto.

7. Sé realista.

Además de lápices y papel, para escribir también son necesarias otras herramientas. Por ejemplo, un diccionario de sinónimos y una gramática elemental. Tampoco hay que olvidar ciertas dosis de realidad y tener claro que escribir es un trabajo. Pagan por realizarlo aunque, en más ocasiones de las deseable, las cantidades no son nada generosas ni están en relación con el esfuerzo realizado. «Pero tú lo elegiste, así que no te quejes», zanja Atwood.

8. No te hagas trampas al solitario.

Nadie que haya escrito un libro es crítico a la hora de valorarlo porque sabe de antemano lo que va a suceder, conoce los entresijos y es consciente del esfuerzo que ha costado sacarlo adelante. Por eso, es mejor que le pases el manuscrito a uno o dos amigos para que lo lean antes de enviarlo a cualquier editorial. Aunque, como dice Atwood, «ese amigo no debe ser alguien con quien tengas una relación romántica, a menos que queráis separaros».

9. Sigue las miguitas de pan.

Si estás perdido y no sabes cómo avanzar en la trama, no te quedes sentado en mitad del bosque. Desanda el camino recorrido hasta legar al punto en el que equivocaste el rumbo. A partir de ahí, inicia otra trama, cambia de personaje o, sencillamente, emplea otro tiempo verbal. Aunque no lo parezca, dice Atwood que esos trucos son una buena forma de retomar la historia.

10. Todo ayuda.

Los consejos de la escritora canadiense concluyen con una llamada a no desesperarse. Para escribir, todo puede ser útil: desde rezar a leer libros de otros o tener, como objetivo último, ver el libro en las estanterías de las librerías. Lo que sea, antes que desfallecer.

ERNEST HEMINGWAY

hemingway

1. No te preocupes. Siempre has sido capaz de escribir y también podrás hacerlo ahora. Todo lo que tienes que hacer es escribir una frase verdadera. Escribe la frase más certera que conozcas. Así que, al final, escribía una buena frase, y luego seguía desde allí.

2. El mejor modo de escribir es parar siempre cuando vas bien y sabes qué ocurrirá a continuación. Si haces eso cada día cuando escribes una novela, nunca te quedarás bloqueado. Esto es lo más valioso que te puedo decir, así que trata de recordarlo.

3. Evita pensar en una historia antes de retomarla al día siguiente, de ese modo, tu subconsciente trabajará en ella todo el tiempo, pero si piensas en ella conscientemente o te preocupas por ella la echarás a perder y tu mente estará agotada antes de empezar. Cuando estaba escribiendo París era una fiesta, era necesario para mí leer algo después de haber escrito. Si seguía pensando en lo escrito, perdería lo que estaba escribiendo hasta el momento antes de empezar al día siguiente. Era necesario ejercitarse. Había aprendido a no dejar nunca vacío el pozo de mi escritura, sino parar siempre cuando todavía quedaba algo allí, en la parte profunda del pozo, para que se rellenara durante la noche con los manantiales que lo alimentaban.

4. Al retomar el trabajo, empezar siempre releyendo lo anterior. Cuando se hace tan extenso que no puedes leerlo todo cada día, leer los 2 o 3 capítulos anteriores cada día; también léelo todo desde el principio cada semana. Así es como lo armas todo en una pieza.

5. No describas una emoción: hazla. Si uno es capaz de identificar la causa y describirla con precisión, los lectores deberían sentir la misma emoción.

6. Usa un lápiz: hay que poner más trabajo a lo que escribes. Cuando escribes con un lápiz, logras tres aproximaciones al texto para así comprobar si el lector está recibiendo lo que quieres. La primera, cuando lo lees por encima; después, cuando lo escribes a máquina logras otra oportunidad para mejorarlo; y de nuevo en la prueba. Escribirlo primero a mano te da un tercio más de probabilidades de mejorarlo. Eso es un 33%, un maldito buen promedio para un bateador.

7. Ser breve. No fue por accidente que el discurso de Gettysburg [la alocución más famosa y loada de Abraham Lincoln] fuera tan escueto. Las leyes de la escritura en prosa son tan inmutables como las del vuelo, las matemáticas o la física.

8. Nadie trabaja todos los días durante los meses de calor sin ponerse rancio: hay que tomarse el tiempo de asearse y vivir un poco, no ser un zombi de lápiz, el mundo más allá del escritorio tiene posibilidades que solo puedes explotar si sales y vives un rato.

9. No crees personajes, crea personas comunes en situaciones no tan comunes.

10. Los personajes deben ser tan reales que den la sensación de que lo que se narra pasó realmente. Deberán estar proyectados desde el corazón, desde la cabeza, desde el conocimiento, desde la experiencia acumulada del propio escritor.

11. No se deben recargar los escritos de palabras resonantes, ni crear personajes tan increíbles que ni al autor convenzan.

12. Nunca se lo que va a suceder en una novela, a medida que avanza pasa lo que tiene que pasar.

13. Todas las historias que continúan lo suficiente terminan en la muerte: esta es pues una premisa ineludible tanto para el lector, como para el escritor, no se puede narrar la historia de la vida sin la antagónica muerte acercándose más y más conforme se alarga el propio relato.

14. El escritor no puede vivir de espaldas a la realidad social de su época.

15. Releer lo escrito una y otra vez, cientos de veces, y mejorarlo.

16. El autor debe alejarse de las preocupaciones cotidianas para escribir. Su mesa de trabajo es un lugar tan lejano en la memoria y la imaginación, que solo el autor —y quienes lean su obra— alcanzarán a vislumbrarlo.

17. La vida del escritor es solitaria, no esperes rodearte de multitudes que alaben tu trabajo. Nada te asegura el éxito instantáneo. Las grandes obrar universales se descubrieron muchos años después de la muerte de sus autores.

18. Transformar la soledad en algo positivo, te ayudará a enfocarte en lo que quieres plantear y a dónde quieres llegar.

19. No te rindas. No te conformes.

20. Comer bien para que el hambre no te interrumpa el trabajo.

21. No escribas por dinero.

22. Estudia a fondo el diccionario.

23. Evita el uso de adjetivos, especialmente los extravagantes como “espléndido, magnífico, suntuoso”.

24. Un escritor, si sirve para algo, no describe. Inventa o construye a partir del conocimiento personal o impersonal.

25. Escribe frases breves. Comienza siempre con una oración corta. Utiliza un lenguaje vigoroso. Sé positivo, no negativo.

26. El primer borrador es una mierda.

27. La prosa es arquitectura, no diseño de interiores.

ZADIE SMITH

zadie

1.Mientras eres aún un niño, asegúrate de leer muchos libros. Pasa más tiempo haciendo esto que cualquier otra cosa.

2.De adulto, trata de leer tu propio libro tal y como lo haría un extraño, o mejor aún, un enemigo.

3.No tengas una visión romántica de tu “vocación”. Puede que seas capaz de escribir buenas frases o puede que no, pero no hay un estilo de vida de escritor. Lo único que importa es lo que dejas en la página.

4.Evita tus debilidades. Pero hazlo sin decirte a ti mismo que lo que no eres capaz de hacer son cosas que no vale la pena hacer. No escondas tus inseguridades con el desprecio.

5.Deja que pase una cantidad de tiempo considerable entre que escribes algo y lo editas.

6.Evita las camarillas, las bandas, los grupos. La presencia de una multitud no hará tu escritura mejor de lo que es.

7.Trabaja en un ordenador que esté desconectado de Internet.

8.Protege el tiempo y el lugar en el que escribes. Mantén a todo el mundo alejado, incluso a aquellos que más quieres.

9.No confundas honores con logros.

10.Cuenta la verdad a través de todos los velos que tengas a mano, pero cuéntala. Resígnate a una constante tristeza por no estar nunca satisfecho.

11.Protege el tiempo y el espacio en el que escribes. Mantén a todo el mundo alejado, incluso a quienes son más importantes para ti.

GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

garcia marquez

1.  Una cosa es una historia larga, y otra, una historia alargada.

2. Un escritor puede escribir lo que le de la gana siempre que sea capaz de hacerlo creer.

3. No creo en el mito romántico de que el escritor debe pasar hambre, debe estar jodido, para producir.

4. Es más fácil atrapar a un conejo que a un lector.

5. El final de un reportaje hay que escribirlo cuando vas por la mitad.

6. Hay que empezar con la voluntad de que aquello que escribimos va a ser lo mejor que se ha escrito nunca, porque luego siempre queda algo de esa voluntad.

7. Cuando uno se aburre escribiendo el lector se aburre leyendo.

8. No debemos obligar al lector a leer una frase de nuevo.

9. El autor recuerda más cómo termina un artículo que cómo empieza.

10. Se escribe mejor habiendo comido bien y con una máquina eléctrica.

11. El deber revolucionario de un escritor es escribir bien.

12. Durante mucho tiempo me aterró la página en blanco. La veía y vomitaba. Pero un día leí lo mejor que se escribió sobre ese síndrome. Su autor fue Hemingway. Dice que hay que empezar, y escribir, y escribir, hasta que de pronto uno siente que las cosas salen solas, como si alguien te las dictara al oído, o como si el que las escribe fuera otro. Tiene razón: es un momento sublime.

STEPHEN KING

king

1. Primero escribid para vosotros mismos, después para los demás.
“Cuando escribes, estás contándote una historia. Cuando reescribes con otro objetivo, lo que comenzó siendo para ti termina por apagarse”.

2. No utilicéis la voz pasiva.
“Los escritores tímidos ocupan la voz pasiva por la misma razón que los amantes tímidos prefieren parejas pasivas”.

3. Evitad los adverbios.
“Los adverbios son enemigos del escritor”.

4. Evitad especialmente los adverbios después de “ella dijo” o “él dijo”.

5. No os obsesionéis con la gramática perfecta.
“El objetivo de la ficción no es la perfección gramatical, sino contar una historia.”

6. La magia está en nosotros.
“Estoy convencido de que el miedo es la base de las malas historias.”

7. Leed, leed y leed.
“Si no tienes tiempo de leer, no tendrás las herramientas para escribir.”

8. No os preocupéis por hacer felices a otras personas.
“Escribe con tanta sinceridad como puedas. Si intentas tener éxito como escritor, la mala educación debería ser la penúltima de tus preocupaciones”.

9. Apagad el ordenador y la televisión.
“Lo último que necesita un escritor en búsqueda de inspiración es tener la televisión encendida”.

10. Tenéis tres meses. No más.
“El primer borrador de un libro, sea cual sea su longitud, debe estar listo a los tres meses, la duración de una temporada.”

11. Dos secretos para triunfar.
“Me encuentro sano mentalmente y sigo casado.”

12. Una palabra a la vez.
“Se trata de un cuento de una sola página o una trilogía épica como ‘El señor de los anillos’, el éxito siempre se logra con una palabra a la vez”.

13. Eliminad las distracciones.
“No debe haber ningún teléfono o aparato electrónico en el estudio donde te dedicas a escribir”.

14. Ceñíos a vuestro propio estilo.
“Nadie puede imitar el estilo de otro escritor en un género en particular, no importa cuán simple lo haga ver”.

15. Encontrad vuestra historia.
“Las historias son reliquias, parte de un mundo aún no descubierto. El trabajo del escritor es utilizar las herramientas disponibles en su caja para desenterrarlas poco a poco, tratando de mostrar la superficie intacta en medida de lo posible”.

16. Descansad.
“La lectura de tu obra debe ser una experiencia tan estimulante como extraña. Tómate un descanso y vuelve a leer tus líneas después de seis semanas”.

17. Olvidaos de las partes aburridas y matad lo que más queráis.“Aun cuando esto rompa tu corazón de pequeño escritor egocéntrico, mata aquellas partes que rompen con el ritmo y hacen una historia aburrida”.

18. La investigación no debe eclipsar a la historia.

“No dejes que el proceso de investigación termine siendo más importante que tu historia. Te podrás sentir cautivado con todo lo que aprendiste en el trayecto, pero los lectores tendrán la atención puesta en los personajes y la historia”.

19. Un escritor es quien lee y escribe.
“Se aprende únicamente leyendo y escribiendo mucho. Las lecciones más valiosas son aquellas donde el maestro eres tú mismo”.

20. Escribid para ser felices.
“No se trata de escribir para hacer dinero, hacerte famoso y tener citas, conseguir parejas o hacer amigos. Escribir es mágico, es el agua de vida como cualquier otro arte. El agua es gratis, así que bebe”

JOHN STEINBECK

steinbeck

 1. Abandona la idea de que terminarás algún día. Olvida que llevas 400 páginas y escribe solo una página cada día, eso ayuda. Luego, cuando hayas terminado, estarás sorprendido.

   2. Escribe lo más libre y rápidamente posible y pon todo lo que se te ocurra en el papel. Nunca corrijas o reescribas hasta que ya no se te ocurran más cosas. Reescribir mientras se escribe es usualmente una excusa para no avanzar. Además, interfiere en el flujo y el ritmo, que solo pueden ser fruto de una especie de asociación inconsciente con el tema.

   3. Olvídate del gran público. En primer lugar, el público sin nombre ni cara te darán un miedo de muerte y, en segundo lugar, a diferencia del teatro, no existe ese público. En la escritura el público lo constituye un solo lector. A veces ayuda elegir a una sola persona, alguien real o imaginario, y escribir como si se hiciera solo para ella.

   4. Si una escena o una parte te resultan difíciles y aun así piensas que la quieres incluir, déjala y continúa escribiendo. Cuando hayas terminado de escribirlo todo puedes volver a ella y quizá descubras que te dio tantos problemas porque no estaba en el lugar correcto.

   5. Desconfía de una escena que te guste demasiado, más que las otras. Por lo general resulta ser una imposición.

   6. Si escribes diálogos, repítelos en voz alta a medida que los vayas escribiendo. Sólo entonces sabrás cómo suenan.

PATRICIA HIGHSMITH

patricia

1.Al escribir un libro, a la primera persona a la que deberías complacer es a ti mismo.

2.Recomiendo encarecidamente a los escritores que lleven una libreta para tomar apuntes, pequeña si durante el día tienen algún empleo, grande su pueden permitirse el lujo de quedarse en casa. Incluso vale la pena anotar tres o cuatro palabras si sirven para evocar un pensamiento, una idea o un estado de ánimo. Durante los periodos estériles conviene que el escritor hojee estas libretas. Puede que de pronto aluna idea empiece a moverse. Quizá dos ideas se combinarán la una con la otra porque ya estaban destinadas a hacerlo desde el principio.

3.En cuanto a las pequeñas dificultades de la vida, las hay a miles. ¿Qué escritor no ha tenido que trabajar con dolor de muelas, con facturas que pagar, con un niño enfermo en la habitación de al lado o en la misma habitación, cuando te visitan los parientes políticos, cuando una relación amorosa acaba de terminar o cuando el Gobierno te exige que rellenes más y más formularios?

4.Cuando tenía veinte años y pico me veía obligada a escribir por la noche, ya que durante el día trabajaba en otras cosas. Me acostumbré a echar una siestecilla sobre las seis de la tarde, o a poder hacerlo si lo deseaba, y luego me bañaba y me cambiaba de ropa. Esto me daba la ilusión de disponer de dos días en vez de uno, y, dadas las circunstancias, me dejaba lo más fresca posible para la noche.

5.Al llegar a la página veinte el escritor puede encontrarse con que está narrando la historia desde el punto de vista equivocado. Creo que el punto de vista es el coco para muchos escritores principiantes, debido a que se han dicho muchas cosas aterradoras sobre él. Se trata únicamente de sentirse cómodo al escribir, de saber quién narra la historia. ¿Cómo quedaría mejor contada, desde la barrera o a través de los ojos de un participante?

6.Me parece de lo más aconsejable que un escritor principiante trace un bosquejo del libro capítulo a capítulo – aunque las anotaciones de cada uno puedan ser breves – porque los escritores jóvenes son muy propensos a divagar.

7.Si recibes una carta de rechazo, psicológicamente, es bueno que durante un tiempo decente lleves luto realmente rechazado, no sólo dos o tres veces – pero el luto no debe durar más que unos cuantos días.

8.No es prudente discutir con el editor. Es sorprendente ver cuántos escritores principiantes se enfurecen por peticiones triviales como éstas o porque se les pide que eliminen un personaje de un libro. La vida del escritor está absolutamente llena de ocasiones en que mostrar orgullo, ocasiones mucho más difíciles e importantes que estas.

9.Las buenas narraciones se hacen solo con las emociones del escritor.

10.Aunque un libro de suspense esté totalmente calculado, habrá escenas, descripciones —un perro atropellado, la sensación de que alguien te sigue por una calle oscura— que probablemente el escritor habrá experimentado en persona. El libro es siempre mejor si contiene experiencias como estas, de primera mano, realmente sentidas.

11.Todos construimos un caparazón para protegernos de los golpes emocionales y lo vestimos de decoro, corrección, juicio moral, ceguera o indiferencia adquirida, nos cuenta. ¿Cómo si no ser un granjero entero si coges cariño al animal que debes sacrificar? ¿Cómo ser psicólogo si te pueden contagiar la depresión? ¿O un geriatra efectivo entre ancianos que avanzan hacia la muerte? Para ser escritor se necesita, sin embargo, un grosor bastante más ligero en el caparazón: fino como para captar, sentir, comprender y trasladar las emociones, y sin morir en el intento. “Los escritores tienen un caparazón protector muy pequeño y durante toda la vida tratan de desprenderse de él, ya que los diversos golpes e impresiones que recibirán son el material que necesitan para crear. Esta receptividad es el ideal del artista”. Se llama empatía.

12.Muchos escritores principiantes creen que sus colegas ya consagrados deben tener alguna fórmula mágica para alcanzar el éxito. El presente libro conseguirá, sobre todo, que se desvanezca esta idea. No hay ningún secreto para alcanzar el éxito escribiendo, salvo la individualidad o, si se prefiere, la personalidad.

13.Me gusta que la primera frase contenga algo que se mueva y dé la impresión de acción, en vez de ser una frase como, por ejemplo, ‘La luz de la luna yacía quieta y líquida sobre la pálida playa’.

14.Un argumento nunca ha de ser una cosa rígida que se encuentra en la mente del escritor cuando este empieza a trabajar. Yo llevo esta idea un poco más lejos y creo que un argumento ni siquiera debe estar terminado. Tengo que pensar en mi propio entretenimiento y la verdad es que a mí me gustan las sorpresas.

15.Los trucos pueden inventarlos muchas personas que ni escriben ni desean escribir. Son sencillamente ideas ingeniosas que por sí mismas no tienen nada que ver con la literatura, ni siquiera con la buena prosa narrativa.

16.Si el escritor de suspense va a escribir sobre asesinos y víctimas, sobre gente que se encuentra en el vórtice de este terrible torbellino de acontecimientos, debe hacer algo más que describir la brutalidad y la sangre. Procurará iluminar un poco la mente de los personajes. En otras palabras, sus personajes inventados tienen que parecer reales.

17.Un verdadero escritor se distingue del falso porque seguiría escribiendo en una isla desierta aunque no hubiera lectores. Escribir es una forma de organizar la vida. Y la necesidad de hacerlo sigue presente aunque no se tenga público”.

JOYCE CAROL OATES

joyce

1.No esperes un “lector ideal”. Puede haber uno, pero está leyendo a otro.

2.No esperes un “lector ideal” —a excepción, tal vez, de ti mismo, en algún momento del futuro.

3.Sé tu propio editor y crítico: comprensivo, pero ¡sin piedad!

4.A menos que estés escribiendo algo muy vanguardista —retorcido, enmarañado y oscuro— valora la adecuada división en párrafos.

5.A menos que estés escribiendo algo muy postmodernista —autoconsciente, autorreflexivo y sugestivo— valora la posibilidad de utilizar palabras familiares y sencillas en lugar de altisonantes palabras polisílabas.

6.Ten presente a Oscar Wilde: “Un poco de sinceridad es peligrosa, y mucha es absolutamente fatal”.

7.Mantén la esperanza. Pero espera lo peor.

UMBERTO ECO

umberto

1. Evita las aliteraciones; solo gustan a los “estúpidos”.

2. No abuses del subjuntivo: utilízalo solo cuando sea necesario.

3. Evita las frases hechas: son como la “sopa recalentada”.

4. Escribe tal y como te expresas.

5. No uses siglas comerciales ni abreviaciones.

6. Acuérdate (siempre) de que el paréntesis (aun cuando parece indispensable) interrumpe el hilo del discurso.

7. No te propases con los puntos suspensivos.

8. Limita el uso de las comillas. Las citas no son “elegantes”.

9. No generalices.

10. Los barbarismos no son de buen gusto.

11. Restringe las citas. Emerson dijo con razón “Odio las citas. Cuéntame solo lo que sabes”.

12. Las comparaciones son equivalentes a las frases hechas.

13. No seas redundante y no repitas dos veces la misma cosa. Redundancia es explicar algo que el lector ya ha entendido.

14. Solo los necios emplean palabrotas.

15. Intenta siempre concretar.

16. La hipérbole es una excelente técnica expresiva.

17. No construyas frases de una sola palabra.

18. Cuidado con las metáforas demasiado atrevidas: son “plumas sobre las escamas de una serpiente”.

19. Pon las comas en el lugar adecuado.

20. Aprende a distinguir entre la función del “punto y coma” y la de los “dos puntos”: no es tarea fácil.

21. Si no encuentras el vocablo idóneo, no recurras a la expresión coloquial: “el parche es peor que el agujero”.

22. No uses metáforas incoherentes, aunque suenen bien. Son “como cisnes degollados”.

23. ¿Son de verdad necesarias las preguntas retóricas?

24. Sé conciso y trata de condensar tus pensamientos empleando el mínimo número de palabras y evitando las frases largas; así evitaras que tu discurso esté contaminado (una de las tragedias de nuestro tiempo dominado por el poder de los medios de comunicación).

25. Los acentos no son ni incorrectos ni inútiles, quien los omite se equivoca.

26. No se apostrofa un artículo indeterminado antes de un sustantivo masculino (el apóstrofo [‘] es una coma que se coloca en la parte superior derecha de una palabra. En castellano apenas se utiliza, solo por influencia del inglés con el genitivo sajón).

27. ¡No enfatices demasiado! ¡Mide los signos de admiración!

28. Ni siquiera los amantes de los barbarismos pluralizan las palabras extranjeras.

29. Escribe correctamente los nombres extranjeros como Baudelaire, Roosevelt, Nietzsche y parecidos.

30. Cita sin perífrasis los autores y los personajes a los que te refieres, tal y como lo hizo el más grande escritor lombardo del siglo XIX, el autor de El 5 de mayo.

31. Al principio del discurso utiliza la “captatio benevolentiae”, para congraciarte con el lector (pero a lo mejor ustedes son tan estúpidos que no entienden lo que estoy diciendo).

32. Cuida con detalle la ortografía.

33. No hace falta decir que las pretericiones (decir lo que no vas a contar) son desesperantes.

34. No pongas punto y aparte muy a menudo; solo cuando sean necesarias.

35. No uses el plural “majestatis”. Causa una impresión pésima.

36. No confundas causa con efecto: podrías equivocarte y cometer un error.

37. No construyas frases en las cuales la conclusión precede a las premisas: si lo haces, las premisas se podrían deducir de las conclusiones.

38. No utilices arcaísmos como “hápax legómena” u otros lexemas inusuales, así como estructuras profundas de rizomas, que superen las habilidades cognitivas del destinatario.

39. No seas prolijo, pero tampoco te quedes corto.

40. Cada frase ha de tener un significado, con independencia del contexto.

escr

 

Como habéis podido leer, hay decenas de consejos. Cada escrit@r destaca unos u otros dependiendo de su personalidad.

En el siguiente artículo veremos más ejemplos. Todos apasionantes. Merece la pena entretenerse leyéndolos.

Nos leemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s