Consejos

CONSEJOS DE FAMOSOS ESCRITORES PARA ESCRITORES II.

Hola escritor@s y lector@s en general. Hoy os traigo a más protagonistas que nos van a iluminar con sus sabios consejos para los que, humildemente, dedicamos horas y horas a escribir.

La semana pasada me lo pasé genial leyendo sus consejos. La verdad es que no me los había leído todos, como es natural, así que aprendí cosillas muy interesantes.

Recordad que cada link del nombre del escritor/a os lleva a su biografía, por si queréis profundizar más en sus apasionantes vidas.

No perdamos más el tiempo y entremos en materia.

Isaac Asimov

asimov

  1. Nunca dejes de aprender. Para tener buenas ideas tienes que consumir buenas ideas. La titulación no es final, es el principio.
  2. No luches contra los bloqueos. Si te sientes bloqueado, ponte a trabajar en otras cosas, otros proyectos. Ya verás que en unos días tu cerebro estará preparado para retomar aquello en lo que te habías bloqueado.
  3. Cuidado con la Resistencia.  “El escritor ordinario está obligado a ser atacado por sus inseguridades mientras está escribiendo. ¿La frase que acaba de crear es la de un ser sensato? ¿Se ha expresado tan bien como lo podría hacer? ¿Sonaría mejor si hubiera sido escrito de manera diferente? De ahí que el escritor ordinario por ende siempre esté revisando, cortando y cambiando, siempre intentando diferentes maneras de expresarse y, por lo que sé, de no estar nunca del todo satisfecho.” No dejes que eso te detenga.
  4. Baja el listón. Conseguir la perfección a la primera es imposible. Primero obtén una idea básica, ya tendrás tiempo de perfeccionarla.
  5. Haz más cosas.  Si te centras en cómo va a ir la novela que acabas de publicar u tan solo te centras en eso estás perdido. Ponte a trabajar en otras tareas que centren tu atención, ya verás cómo tu mente te lo agradecerá.
  6. La receta secreta. Para tener una buena idea hay que pensar mucho. Si fuera fácil tener una buena idea no tendría gracia. Lo podría hacer todo el mundo. Todo cuesta y hay que trabajar duro.

Augusto Monterroso

monterroso

  1. Cuando tengas algo que decir, dilo; cuando no, también. Escribe siempre.
  2. No escribas nunca para tus contemporáneos, ni mucho menos, como hacen tantos, para tus antepasados. Hazlo para la posteridad, en la cual sin duda serás famoso, pues es bien sabido que la posteridad siempre hace justicia.
  3. En ninguna circunstancia olvides el célebre dictum: “En literatura no hay nada escrito“.
  4. Lo que puedas decir con cien palabras dilo con cien palabras; lo que con una, con una. No emplees nunca el término medio; así, jamás escribas nada con cincuenta palabras.
  5. Aunque no lo parezca, escribir es un arte; ser escritor es ser un artista, como el artista del trapecio, o el luchador por antonomasia, que es el que lucha con el lenguaje; para esta lucha ejercítate de día y de noche.
  6. Aprovecha todas las desventajas, como el insomnio, la prisión, o la pobreza; el primero hizo a Baudelaire, la segunda a Pellico y la tercera a todos tus amigos escritores; evita pues, dormir como Homero, la vida tranquila de un Byron, o ganar tanto como Bloy.
  7. No persigas el éxito. El éxito acabó con Cervantes, tan buen novelista hasta el Quijote. Aunque el éxito es siempre inevitable, procúrate un buen fracaso de vez en cuando para que tus amigos se entristezcan.
  8. Fórmate un público inteligente, que se consigue más entre los ricos y los poderosos. De esta manera no te faltarán ni la comprensión ni el estímulo, que emana de estas dos únicas fuentes.
  9. Cree en ti, pero no tanto; duda de ti, pero no tanto. Cuando sientas duda, cree; cuando creas, duda. En esto estriba la única verdadera sabiduría que puede acompañar a un escritor.
  10. Trata de decir las cosas de manera que el lector sienta siempre que en el fondo es tanto o más inteligente que tú. De vez en cuando procura que efectivamente lo sea; pero para lograr eso tendrás que ser más inteligente que él.
  11. No olvides los sentimientos de los lectores. Por lo general es lo mejor que tienen; no como tú, que careces de ellos, pues de otro modo no intentarías meterte en este oficio.
  12. Otra vez el lector. Entre mejor escribas más lectores tendrás; mientras les des obras cada vez más refinadas, un número cada vez mayor apetecerá tus creaciones; si escribes cosas para el montón nunca serás popular y nadie tratará de tocarte el saco en la calle, ni te señalará con el dedo en el supermercado.

Michael Moorcock

moorcock

  1. Mi primer consejo no es mío, me lo dio por T.H. White, autor de La Espada en la Piedra y otras fantasías artúricas y es: Leer. Lea todo lo que llegue a sus manos. Siempre aconsejo a la gente que quiere escribir fantasía o ciencia ficción o romance o lo que sea, que deje de leer solamente aquellos géneros y empiece con todo lo demás, desde Bunyan a Byatt. Leer otro tipo de historias le enseñará a mejorar la escritura del género de su preferencia.
  2. Encuentre un autor que admire (el mío es Joseph Conrad) y copie sus tramas y personajes para contar su propia historia, al igual que las personas aprenden a dibujar y pintar copiando los maestros. No se preocupe, con su historia el resultado será completamente distinto.
  3. No se salte la introducción. Presente a sus personajes principales y sus temas centrales en el primer tercio de la novela.
  4. Si usted está escribiendo una novela de género, guiada por un trabajado argumento, asegúrese de que todos los grandes temas / elementos de la trama están muy claros para el lector antes de comenzar el nudo o desarrollo.
  5. Desarrolle sus temas y profundice sus personajes en el segundo tercio, el desarrollo.
  6. No se salga de la estructura tradicional y resuelva sus temas, misterios e interrogantes en el tercio final, la resolución.
  7. Apréndase la teoría de Lester Dent, maestro de la estructura y el argumento. Él escribió su “fórmula” para mostrar cómo escribir un cuento corto o pulf fiction, pero puede ser adaptada con éxito a la mayoría de las historias de cualquier longitud o género.
  8. Siempre mantenga a sus personajes en acción, esto es avanzando en la historia, y no dedique muchos párrafos a filosofar. Esto ayudará a mantener la tensión dramática.
  9. Los protagonistas deben estar perseguidos todo el tiempo (por una obsesión, un poder mayor o un villano) y a su vez perseguir algo (una idea, objeto, persona o misterio).
  10. No haga caso de todos los consejos que escuche (incluidos éstos) y cree su propio juego de reglas, adecuadas a lo que usted quiera decir.

Clarice Lispector

lispector

  1. Escribir es una maldición que salva. Es una maldición porque obliga y arrastra, como un vicio penoso del cual es imposible librarse. Y es una salvación porque salva el día que se vive y que nunca se entiende a menos que se escriba.
  2. ¿El proceso de escribir es difícil? Es como llamar difícil al modo extremadamente prolijo y natural con que es hecha una flor.
  3. No puedo escribir mientras estoy ansiosa, porque hago todo lo posible para que las horas pasen. Escribir es prolongar el tiempo, dividirlo en partículas de segundos, dando a cada una de ellas una vida insustituible.
  4. Escribir es usar la palabra como carnada, para pescar lo que no es palabra. Cuando esa no-palabra, la entrelínea, muerde la carnada, algo se escribió. Una vez que se pescó la entrelínea, con alivio se puede echar afuera la palabra.

Rosa Montero

montero

1.¿Para qué se escribe? 

“Uno no escribe para decir nada, sino para aprender algo. Escribes porque algo te emociona y quieres compartir esa emoción. Y tú sin duda sientes esas emociones que son más grandes que tú, y por eso quieres escribir, ¿no? No se trata de soltar mensajes sesudos”.

2. ¿Cómo empezar?

“Toma notas de las cosas que te llamen la atención o te emocionen. Y déjalas crecer en la cabeza. Luego, escribe un cuento en torno a una de las ideas… Para hacer dedos, también hay ejercicios. Por ejemplo, escribe un recuerdo importante de tu vida contado por otra persona. Puedes hacer ejercicios como escribir algo que hay sido muy importante en tu vida, quizá en tu infancia, pero contado desde fuera por un narrador real (por ejemplo, un tío tuyo) o inventado, e incluyéndote como personaje”.

3. ¿Cómo enfrentarse a la página en blanco?

“Llamar la atención” es el primer paso. El huevecillo. Déjalo crecer en la cabeza… Juega a imaginar en torno a eso. Consecuencias de los hechos, posibilidades… Se escribe sobre todo en la cabeza. Y cuando tengas más o menos una historia, escríbela.
En cuanto a la rutina, depende del escritor. Tienes que encontrar tu método. Yo no tengo rutinas horarias, pero para escribir desde luego tienes que trabajar. Siempre es bueno forzarte a sentarte todos los días un rato, aunque no sea a la misma hora, y aunque no escribas nada”.

4. ¿Es bueno escribir sobre uno mismo?

“Hay escritores que hablan de su propia vida, pero que son tan buenos que consiguen convertirla en algo universal (como Proust o Conrad en El corazón de las tinieblas) y otros que cuentan cosas que no tienen nada que ver con ellos en apariencia, pero que las sienten como propias. O sea, que es un problema de calidad…. Si eres bueno, aunque narres algo real, harás algo universal. Eso sí, creo que hay más posibilidades de hacer mala literatura si escribes de tu propia vida, sobre todo si eres un autor joven. El autor joven siempre escribe de sí mismo aun cuando hable de los demás, y el autor maduro siempre escribe de los demás aun si habla de sí mismo. Ése es el lugar que hay que ocupar. La distancia con lo narrado. No importa que el tema sea ‘personal’ si lo escribes desde fuera”.

5. ¿Cómo se elige el nombre de un personaje?

“Los personajes suelen traer su propio nombre. ‘Escucha’ lo que te dicen. Es decir, escucha el nombre que se te ocurre al pensar en él. El escritor maduro es el que tiene la modestia suficiente para dejarse contar la novela o el cuento por sus personajes”

6. ¿Qué hacer ante el bloqueo del escritor?

“Ah, sí, el bloqueo existe, sin duda. La seca, lo llamaba Donoso, porque se te seca la cabeza. Pero a veces no es un verdadero bloqueo, sino miedo, exigencia excesiva. No hay manera de escribir sin dudas: siempre se duda horriblemente. Se escribe a pesar de las dudas. Y el completo goce tampoco es tal…. A menudo escribir es como picar piedra”.

7. ¿Y ante el embrollo de ideas que luchan unas con otras?

“Sí, ése es un problema. No has conseguido enamorarte lo suficiente de una idea. A veces me ha pasado. Creo que es porque le damos demasiadas vueltas racionales: ¿saldrá mejor esta historia? ¿O esta otra? Ponte frente a tus ideas, escoge la que más te emocione y olvida las demás”.

8. ¿Es bueno juntar textos diferentes sobre el mismo tema?

“Me encanta que todas tus historias tengan relación. Pues no me parece mala idea intentar construir un todo con esos textos… Mira a ver si el conjunto te sugiere algo más. En estos casos, el todo tiene que aportar algo más que la suma de las partes…. Es un buen ejercicio”.

9. ¿Hay que dejar dormir los textos?

“Tardo unos tres años en cada novela; el primer año, la historia va creciendo en mi cabeza, en cuadernitos, en fichas y grandes cuadros de la estructura, personajes, etc. Cuando ya sé todo, los capítulos que va a tener y qué va a pasar, me siento al ordenador, y vuelve a cambiar”.

10. ¿Cómo encontrar el final de una novela?

“De nuevo, depende de las personas. A mí el final se me ocurre muy pronto y escribir es conseguir llegar a ese final… Pero a otros escritores se les ocurre el final mientras escriben, porque la novela es una criatura viva que te enseña. Déjate llevar. Es lo que hay que hacer”.

Isabel Allende

allende

  1. El mundo está lleno de historias, hay que relacionarse con él, cada uno a su manera. A veces empiezo a escribir sin saber cuál es la relación.
  2. La inspiración viene de muchos lugares: de la memoria, de la propia experiencia, de las obsesiones que tenemos de las cosas que puedes escuchar en tu día a día, de los viajes que haces, hay muchas fuentes de inspiración.
  3. Si quieres ser escritor, hay que tener vocación. No esperes que tus libros te hagan famoso o te den dinero. Lo mejor que puedes hacer si quieres ser escritor es, amar el proceso, amar escribir.
  4. La literatura es como el deporte. Si uno quiere sobresalir, hay que entrenar duro todos los días. Es como un músculo que debes ejercitar cada día para poder brillar. Hay que tener dedicación.
  5. No vas a escribir un buen libro en unos pocos meses. Es una vida de entrenarte para una sola página. (Consejo dedicado a los que tienen prisa y a aquellos que refieren la celeridad para escribir novelas en 24 horas)
  6. Encuentra al/los escritor/es que te fascina y lee. Analiza cómo lo hacen detenidamente, cómo hacen su trabajo y llegan a conseguir crear lo que crean. No se trata de copiar, se trata de aprender, de encontrar los maestros.
  7. Escribe todos los días con disciplina, gusto, de manera relajada, sin la presión de pensar que vas a escribir la gran novela.
  8. Hay dos partes en la investigación de una obra:
  9. Dónde ocurre
  10. Cuándo ocurre
  11. Crear el “teatro” donde los personajes se van a mover, se van a relacionar.
  12. Cuando crees un personaje, toma uno real como modelo. Sus complejidades, contradicciones, cosas positivas y negativas. Si lo dejas solo a tu imaginación, tendrás personajes planos sin ninguna capacidad de sorpresa, sin posibilidad de emocionar.
  13. Escribir es como hacer el amor. No te preocupes del orgasmo, preocúpate por el proceso.
  14. La novela es ficción, un buen puñado de mentiras que reflejan una realidad. El autor ordena los hechos de una forma cronológica, a su manera, decide qué es importante y el resto lo omite. Pero la realidad no es así. Como escritora, acepto que la ficción es una forma de mentira y eso me libera, puedo hacer casi cualquier cosa.
  15. Paso diez o doce horas escribiendo sin parar al día. No contesto al teléfono, ni hablo con nadie. Estoy creando un mundo que no me pertenece.
  16. Cada libro tiene una forma de ser escrito. Tiene su propio tono.
  17. Si escribes una buena página cada día, al final de año tendrás un mínimo de 360 páginas buenas. Eso equivale a una novela.

J.R.R. Tolkien

tolkien

1- El primer paso es el más fácil
“Dicen que el primer paso es el que cuesta más esfuerzo, yo no lo veo así. Estoy seguro que puedo escribir ilimitadamente ‘capítulos uno’, de hecho, escribí varios”.

2- Siempre hay que corregir
“Ser conciso, es algo que logro ocasionalmente como una forma de arte, cortando tres cuartos o más de lo que escribí, y eso por supuesto es algo que es más laborioso y toma más tiempo que escribir libremente”.

3- Los mejores personajes los hacen las personas reales
“Había un hombre curioso donde vivíamos, un viejo que iba chismoseando y esas cosas, para divertir a mis hijos, lo empecé a llamar Gaffer Gamgee y justo en esa época estaba escribiendo El hobbit”.

4- La práctica hace al maestro
“Creo que lo importante es empezar a escribir y encontrar tu propio modo, aunque para empezar se puede imitar el de otro”.

5- Concentrarse en la historia
“Es imposible escribir alguna historia que no sea en parte alegórica cuando viene a la vida, ya que cada uno de nosotros es una alegoría encarnando un cuento en particular y vestido con las ropas de un tiempo y un lugar”.

6- Escribir sobre lo que te interesa
“Sobre qué escribir, no sé. Yo traté de hacer un diario con retratos de personas y eventos vistos, pero descubrí que no era mi línea, así que me fui al escapismo, o en realidad transformar la experiencia en otra forma.”

7- No hay límites.

John Verdon

verdon

  1. No escribas sobre nada que no te entusiasme.
  2. Escribe para un lector concreto, alguien a quien conozcas y respetes.
  3. Abre con una imagen que sacuda al lector y lo meta de lleno en la novela.
  4. Cada personaje debe necesitar algo desesperadamente, aunque no lo sepa.
  5. Conoce a tu villano tan íntimamente como conoces a tu héroe.
  6. Dale a cada personaje una voz que el lector pueda reconocer.
  7. Debes saber lo que hacen tus personajes cuando no están dentro de tu libro.
  8. Describe pronto a tus personajes, antes de que el lector se haga una imagen de ellos.
  9. Planta un conflicto en cada escena, incluso cuando sólo hay una persona en la habitación.
  10. Deja que tus personajes te arrebaten la historia y te sorprendan con el final.
  11. La violencia es como el romero: una gota da para mucho.
  12. Lo mismo va para el punto y coma.
  13. Cuando creas que tienes el manuscrito final, quítale 10.000 palabras.

Mario Vargas Llosa

vargas llosa

  1. El ‘dato escondido’ o narrar por omisión no puede ser gratuito y arbitrario. Es preciso que el silencio del narrador sea significativo, que ejerza una influencia inequívoca sobre la parte explícita de la historia, que esa ausencia se haga sentir y active la curiosidad, la expectativa y la fantasía del lector.
  2. Sólo quien entra en literatura como se entra en religión, dispuesto a dedicar a esa vocación su tiempo, su energía, su esfuerzo, está en condiciones de llegar a ser verdaderamente un escritor y escribir una obra que lo trascienda.
  3. No hay novelistas precoces. Todos los grandes, los admirables novelistas, fueron, al principio, escribidores aprendices cuyo talento se fue gestando a base de constancia y convicción.
  4. La literatura es lo mejor que se ha inventado para defenderse contra el infortunio.
  5. En toda ficción, aun en la de la imaginación más libérrima, es posible rastrear un punto de partida, una semilla íntima, visceralmente ligado a una suma de vivencias de quien la fraguó. Me atrevo a sostener que no hay excepciones a esta regla y que, por lo tanto, la invención químicamente pura no existe en el dominio literario.
  6. La ficción es, por definición, una impostura -una realidad que no es y sin embargo finge serlo- y toda novela es una mentira que se hace pasar por verdad, una creación cuyo poder de persuasión depende exclusivamente del empleo eficaz de unas técnicas de ilusionismo y prestidigitación semejantes a las de los magos de los circos o teatros.
  7. En esto consiste la autenticidad o sinceridad del novelista: en aceptar sus propios demonios y en servirlos a la medida de sus fuerzas.
  8. El novelista que no escribe sobre aquello que en su fuero recóndito lo estimula y exige, y fríamente escoge asuntos o temas de una manera racional, porque piensa que de este modo alcanzará mejor el éxito, es inauténtico y lo más probable es que, por ello, sea también un mal novelista (aunque alcance el éxito: las listas de bestsellers están llenas de muy malos novelistas).
  9. La mala novela que carece de poder de persuasión, o lo tiene muy débil, no nos convence de la verdad de la mentira que nos cuenta.
  10. La historia que cuenta una novela puede ser incoherente, pero el lenguaje que la plasma debe ser coherente para que aquella incoherencia finja exitosamente ser genuina y vivir.
  11. La sinceridad o insinceridad no es, en literatura, un asunto ético sino estético.
  12. La literatura es puro artificio, pero la gran literatura consigue disimularlo y la mediocre lo delata.
  13. Para contar por escrito una historia, todo novelista inventa a un narrador, su representante o plenipotenciario en la ficción, él mismo una ficción, pues, como los otros personajes a los que va a contar, está hecho de palabras y sólo vive por y para esa novela.
  14. El de las novelas es un tiempo construido a partir del tiempo psicológico, no del cronológico, un tiempo subjetivo al que la artesanía del novelista da apariencia de objetividad, consiguiendo de este modo que su novela tome distancia y diferencie del mundo real.
  15. Lo importante es saber que en toda novela hay un punto de vista espacial, otro temporal y otro de nivel de realidad, y que, aunque muchas veces no sea muy notorio, los tres son esencialmente autónomos, diferentes uno de otro, y que de la manera como ellos se armonizan y combinan resulta aquella coherencia interna que es el poder de persuasión de una novela.
  16. Si un novelista, a la hora de contar una historia, no se impone ciertos límites (es decir, si no se resigna a esconder ciertos datos), la historia que cuenta no tendría principio ni fin.

Charles Dickens

dickens

Siete consejos publicados por http://www.15minutewriter.com

  1. Frases atemporales. Dickens utilizó las primeras líneas para captar la atención de sus lectores. Una de estas frases abiertas que el inglés utilizó, incluso, se ha convertido en una línea clásica: “Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos”, la primera línea de The Tale of Two Cities.
  2. Finales que enganchan. El autor ponía cuidado en que el final de sus capítulos causará intriga entre los lectores por saber qué pasaría después, y sobre todo, cómo terminaría la historia. Durante el tiempo en que Dickens publicaba entregas semanales o mensuales en periódicos, la gente se reunía para conseguir el próximo número y continuar la trama.
  3. Descripciones vívidas. Aquí un ejemplo: “She was dressed in rich materials – satins, and lace, and silks – all of white. Her shoes were white. And she had a long white veil dependent from her hair, and she had bridal flowers in her hair, but her hair was white. Some bright jewels sparkled on her neck and on her hands, and some other jewels lay sparkling on the table.” (Great Expectations. Cap.8.). Éstas dieron al lector la capacidad de sentir, ver, oler y oír a la gente, de recrear escenas y producir imágenes a partir de la narrativa. Con esto, las historias cobraron vida e hicieron sentido entre la sociedad de la época.
  4. Personajes fuertes. Dickens fue un maestro en la creación de personajes que permanecen en la memoria colectiva y se han convertido en referentes de la cultura universal. Ejemplos son: Oliver Twist o Ebenezer Scrooge, el protagonista de la popular historia: Cuento de Navidad.
  5. A través de diálogos poderosos y situaciones reales, el inglés hizo cercanas sus historias a los lectores. Varias de sus novelas fueron posibles de adaptar al cine por el recurso de Dickens de utilizar técnicas dramáticas que humanizarán el relato.
  6. Escritos sobre justicia social. También llamado el escritor inglés más importante del siglo XIX, utilizó su talento para construir historias inspiradas en la vida de la clase baja de Londres, con la que se mostraba empático a través de manifestar, con la palabra escrita, su rechazo por las condiciones e injusticias que debían soportar.
  7. Transformación del sufrimiento personal en un medio para ayudar a los demás. Dickens utilizó sus experiencias de vida obtenidas de la miseria para poder ayudar a otros en condiciones similares. Encontraba con habilidad la belleza en las situaciones más desafortunadas que vivían las clases bajas de la Inglaterra Victoriana, y legó al mundo relatos que ponderan el espíritu humano sobre las riquezas del mundo material.

Estos diez escritores y escritoras nos han dejado unos consejos maravillosos. Espero que os sirvan de utilidad para crear vuestro propio estilo de escritura y que os hayan removido algo por dentro. Tal vez sea lo más importante.

Nos leemos.

images (1)

2 comentarios en “CONSEJOS DE FAMOSOS ESCRITORES PARA ESCRITORES II.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s