Relatos

RELATO CORTO: “AQUELLA MIRADA”

Hola a tod@s. Hoy os traigo un relato que escribí hace un par de semanas para un concurso en el que los problemas técnicos no dejaron votar a los que lo querían hacer.

He decidido incluirlo en el Reto Ray Bradbury porque a los pocos que lo leyeron les gustó mucho y no me apetece que caiga en el olvido. Es el número 29 de los 52 que tengo previsto escribir.

Espero que lo disfrutéis.

 

AQUELLA MIRADA

 

Faltaban dos minutos para que llegase el metro. Como cada mañana me encontraba en la parada de Urgell en la línea uno. Se la conocía mejor como la línea roja. Así había sido desde siempre, desde que me subí por primera vez a uno de aquellos antiguos vagones de los años ochenta cogido de la mano de mi madre.

Ahora, muchos años después, las instalaciones se habían modernizado y daba gusto desplazarse por la ciudad.

Cincuenta y tres segundos. Estaba un poco nervioso. El motivo era aquella mirada. Una mirada fugaz, pero que no dejábamos escapar ni un solo día.

Era preciosa, sabía que algún día tendría que dar el paso de acercarme y preguntarle su nombre, pero era tan difícil.

El metro llegó y subí en el mismo vagón de siempre. Tuve la suerte de sentarme hacia la dirección donde sabía que ella estaría esperando mi llegada. Allí estaba, leyendo su libro como cada mañana.

El ritual era el mismo todos los días. Ella seguía leyendo hasta la siguiente parada, Rocafort, sabía que me gustaba mirarla mientras leía. A continuación, cerraba el libro y entonces se giraba hacia mí. Solo disponíamos de los escasos minutos que nos separaban de la parada de Hostafrancs, su destino, donde bajaba tras dedicarme una última mirada que acompañaba de una sonrisa que me hipnotizaba y me dejaba indefenso.

Se levantó y se acercó a la puerta, treinta segundos nos separaban de la soledad que nos acompañaría hasta la mañana siguiente.

Y llegó la mirada. Y llegó la sonrisa, una sonrisa que no era la de siempre, era más melancólica, más triste. Las puertas del vagón se abrieron y salió al andén.

Entonces, una mujer que corría para subir al metro chocó con ella y la tiró al suelo. La carpeta que llevaba en la mano se le escapó y decenas de papeles se desparramaron por el andén.

Me levanté rápidamente y salí del vagón justo en el momento en el que se cerraban las puertas. La manga de mi chaqueta se quedó atrapada, pero por suerte la pude recuperar.

Me agaché junto a ella y le ayudé a recoger los papeles. No se había dado cuenta de quién la estaba ayudando. Noté como unas lágrimas recorrían su suave mejilla.

Cuando alzó la vista para recoger los papeles que aquel hombre le había ayudado a recoger, me vio. Se quedó paralizada. Entonces, en un movimiento que no me esperaba para nada, me abrazó.

Fue un abrazo sincero, dulce, como el reencuentro con un viejo amigo.

—¿Por qué lloras? —le pregunté.

—Mañana empiezo a trabajar en otro sitio y ya no volveré a coger la línea roja. Temía no volver a verte.

—Pues tendremos que agradecer a esa maleducada mujer el golpe que te ha dado. No te ha pedido ni perdón. Por cierto, me llamo Jordi.

—Y yo Alida. ¿Sabes una cosa? Creo que la perdono. Muchas gracias por salir a ayudarme. Ahora llegarás tarde al trabajo.

—No te preocupes. Nada va a estropear este momento. Además, no se lo digas a nadie, pero soy el jefe. No creo que me digan nada si llego un poco tarde. —los dos se rieron a placer. —¿Me darías tu número de teléfono? Me encantaría poder invitarte a un café algún día.

—Nada me gustaría más.

Se levantaron y se despidieron con un beso en la mejilla. Ella, hacia su último día de trabajo. Él, a la espera del siguiente tren.

Una dulce historia de amor acababa de empezar.

JORDI ROCANDIO CLUA

Nos leemos.

 

2 comentarios en “RELATO CORTO: “AQUELLA MIRADA””

  1. Hola.
    Yo soy, ya lo sabes, uno de esos pocos que habían leído “Aquella mirada”. Me dio mucha rabia no poder votar en la página de TMB porque el relato se merecía no uno sino un verdadero montón de “likes”. Así pues, me satisface mucho ver que ha encontrado un buen sitio desde donde dejarse leer.
    Voy a buscar los botones de las RRSS para compartirlo y que más lectores puedan gozar como lo he hecho yo.
    ¡Un abrazo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s